VOLVIENDO A ENTRENAR

Hace justo 2 meses decidí que ya era hora de recuperar mi físico tras el parto (me ha costado un poco decidirme…sólo 19 meses…).

Tengo que decir que mi motivación vino gracias a una amiga que unos cuantos meses antes tomó la decisión de adelgazar y tras ver su cambio físico pensé, si ella puede yo también (así que me piqué un poco… :P).

La primera semana de septiembre volví a los entrenamientos de martes y jueves del club, pero un día a la semana. Y el 13 de septiembre fue cuando empecé con el objetivo de adelgazar haciendo ejercicio, recuperar mi físico y una vez recuperado (que yo diría que ya casi lo he conseguido), mejorarlo.

Cada vez cuesta más mantenerse con un físico saludable, o al menos a mí, y con 40 años recién cumplidos no puedo seguir dejando que pase el tiempo, nunca seré más joven de lo que soy hoy.

Me he dado cuenta que llevar una buena alimentación sin ultra procesados está y sienta genial, pero en mi caso no ha sido suficiente. Llevo comiendo bien (pecando muy pero que muy poquito) desde 2017 que empecé el proceso del embarazo, y es que cuando esperas un bebé te das cuenta de muchas cosas y la verdad para mí fue una motivación increíble a querer cambiar mis hábitos y empezar a probar cosas nuevas, etc. Mi mujer está flipada conmigo, dice que ya se puede salir a comer conmigo por ahí. jajaja, que triste…. :P.

Tengo que reconocer que soy muy perezosa con esto de hacer ejercicio por cuenta propia, a mí lo que me motiva es entrenar en algún deporte de equipo como baloncesto, competir, o cosas así, pero cuando eres madre es difícil sacar tiempo y hay que apañarse con las circunstancias del momento y eso he hecho.

Menos cuando entreno con el club  una hora (que es lo que más me gusta), entreno unos 20 minutos al día en casa. En total un mínimo de 4 días a la semana y un máximo de 6. Tengo que decir que durante esos 20 minutos tengo a mi bebé saboteándome los ejercicios metiéndose por el medio, y aunque ya se llevó un buen coscorrón con una pesa no aprende, lo que me ha llevado a hacer virguerías cuando entreno para no llevármelo por delante, jaja.(esto debe contar como entrenamiento extra).

Cuando empecé a entrenar y aparecía la maldita pereza me decía: TENGO QUE entrenar sino te quedarás como estás o peor. Esta frase gracias a Dios la cambié y sin darme cuenta empecé a aplicar PNL en mi beneficio. La PNL es la programación neurolingüística. Para que nos entendamos, la PNL es el procesamiento del lenguaje natural, todo el lenguaje que utilizamos en nuestro día a día nos afecta en nuestra conducta, estados, etc.

Entonces, la frase TENGO QUE entrenar se convirtió en QUIERO entrenar, VOY A entrenar, o ELIJO entrenar.

Puede parecer una tontería, pero en realidad no lo es.

TENGO QUE implica una obligación, con lo cuál si no haces aquello que dices que quieres hacer lleva a un sentimiento de culpabilidad.

Sin embargo, cuando decimos QUIERO, VOY o ELIJO no implica una obligación, y si no realizas aquello que querías hacer no lleva ligada esa culpabilidad.

Yo hay días que quiero entrenar pero por lo que sea al final no consigo sacar el hueco para hacerlo y no me siento mal, cosa que no pasaba antes.

Os invito a que lo probéis.

P.D: En cuanto al cambio físico voy a ir haciéndome fotos para contrastar la evolución, si más adelante me animo os las compartiré por si puede servir de motivación para alguien.

Un beso, muacka!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *