EL PORQUÉ DE NO JUZGAR

Hoy os voy a contar una metáfora que explica muy bien el por qué no debemos de juzgar nada, ni a nadie, incluidos nosotros mismos.

Espero que os guste. 😉

ESTACIONES DE LA VIDA

Había una vez un hombre con cuatro hijos.
El deseaba que sus hijos aprendieran a no juzgar las cosas *a la ligera.
Así que los envió a cada uno a una gran aventura, su objetivo:
Ir en búsqueda de un árbol, el cual se encontraba lejos a una gran distancia.
El primer hijo se fue en INVIERNO.
El segundo hijo se fue en PRIMAVERA.
El tercer se fue en VERANO.
El cuarto hijo se fue en OTOÑO
Cuando ellos regresaron,los mando a llamar y les preguntó que habían observado.

El 1º comentó que el árbol era horrible, doblado y torcido.
El 2º comentó que el árbol estaba cubierto de un hermoso follaje y flores.
El 3º estuvo en total desacuerdo. El comentó que el árbol estaba lleno de brotes florales, que desprendían un aroma dulce, fresco y hermoso. El árbol era la cosa más hermosa que jamás había visto.
El 4º se encontraba en total desacuerdo con los anteriores. Comentó que el árbol estaba cargado de frutos, tanlleno de vida* y esplendor…

Entonces el hombre les explicó a los cuatro hijos que todos tenían razón porque cada uno de ellos había observado solamente una temporada en la vida de aquel árbol.

Les explicó que no se puede juzgar a nadie solamente por una temporada de su vida.

La esencia de las cosas y de quienes somos, así como los placeres, alegrías y el amor proveniente de la vida,
solo puede ser medida al final, cuando todas las etapas de su vida se han reunido.

Si te das por vencido cuando es Invierno, perderás las oportunidades de la Primavera, la belleza del Verano y
las promesas del Otoño.

No dejes que el dolor de una temporada destruya el gozo de las demás.

Y no juzgues la vida por una época difícil.

Mantente firme en las dificultades, y mejores tiempos vendrán con plena seguridad.

Aspira* a inspirar antes de expirar.

Vive simple, ama generosamente y que te importe todo.

Habla con gentileza y deja todo lo demás a Dios, el universo o como le quieras llamar.

La Felicidad te mantiene agradable, los intentos te mantienen fuerte, los sufrimientos te mantienen humano, las derrotas te mantienen humilde, los éxitos te mantienen en crecimiento, pero Dios te mantiene andando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *