¿PARA COMPETIR HAY QUE SUFRIR?

De ésto trataba la fantástica charla/clínic que tuvimos el otro día en Passatge a cargo de J.Luis Pardo de Psinergika

No pude estar en toda la charla, pero el tiempo que pude estar escuchando me encantó, y es que J.Luis es un gran orador y nos tenía a tod@s enganchados sin poder quitarle ojo.

Me alegró ver que había utilizado imágenes mías para la presentación, el mismo me llamó su musa del deporte, pero no será para tanto, aún así se agradeció mucho el piropo que me sacó los colores a más no poder. jajajaja.

La charla se presentaba con una pregunta: ¿Para competir hay que sufrir? 

Yo tenía una respuesta por las experiencias vividas, pero claro, empecé a dudar … ¿la respuesta es sí? ¿no?, ¿o se puede competir sin sufrir?….uy…esto habrá que averiguarlo no vaya a ser que esté haciendo el panoli y pueda competir sin sufrir y si es así me apunto a eso 😛

Cada vez que competimos, ya sea contra otros o contra nosotros mismo se sufre.

Gran muestra de sufrimiento pude verlo el domingo en Mamova, unos en el kilómetro 21.1 km zona de avitallamiento donde estábamos de voluntari@s vari@s del Som Passatge, y el resto en meta, incluyendo a nuestros campeones del equipo. Enhorabuena a todos.

Se sufre mucho, pero una vez han llegado a meta se cuelgan la medalla, pasan unos minutos y a pesar de los miles de dolores, etc.. parece que el sufrimiento se va quedando atrás y la alegría de haber acabado es tan gratificante que el pasado pasado está, toca celebrarlo y pensar en la próxima aventura 🙂

¿Por qué se sufre?

Es muy sencillo, cuando competimos intentamos llegar a nuestros límites y cuando ésto se hace hay dolor y sufrimiento.

¿Pero qué es cada cosa?

Son varias las fuentes del sufrimiento, factores sociales, sensaciones físicas y procesos psicológicos.

En las sensaciones físicas habrá que controlar el cansancio y el dolor.

En los procesos psicológicos tendremos que controlar nuestros pensamientos.

Y en cuanto a los factores sociales habrá que controlar el objetivo de competición. 

Durante la competición son muchos los pensamientos que nos pueden invadir.

El más típico que suele venir a la cabeza  y perdonadme la expresión es el de:  ¡pero qué coño hago aquí!

Seguro que os suena, jejeje. la verdad es que a mí me viene a la cabeza siempre que compito.jajjaa.

Este domingo en la media maratón de patines seguro que me viene otra vez y me acuerdo de ésto 😛

Esos pensamientos y emociones negativas tenemos que aprender a controlarlas y minimizarlas con otro tipo de pensamientos.

Pasa igual cuando físicamente no nos encontramos bien, no se trata de aflojar sino de poner nuestra mente enfocando hacia otras cosas.

A mí me pasó en el 15k, me dolía la cadera y en vez de seguir pensando que me dolía puse mi cabeza en otras cosas y me funcionó hasta que acabé que claro.. después ya no podía ni andar..

Un truco es centrarse en otras sensaciones como puede ser la brisa que roza tu cara u otras cosas externas,  pero siempre centrado en la carrera, como te evadas mucho o puedes acabar estampado contra un pino (por decir algo). 😛

Hay varias estrategias para afrontar una competición, ya he comentado una pero aquí lo veréis más claro.

Igual os perdéis un poco con la imagen, así que os cuento un poquillo.

En la parte Asociativa en atención a la competición encontramos lo que podría motivarnos o ayudarnos a controlar el sufrimiento de las sensaciones físicas para continuar y como ejemplo pone, autoafirmaciones, autorrefuerzos…

Uno de los trucos puede ser imaginarnos que somos una locomotora en la bici, un delfin nadando… pensarlo y sentirnos como tales.

La parte contraria sería la disociativa con distracción de la competición. ¿Qué sería eso?

Pues ante el cansancio/dolor en vez de utilizar el truco y seguir luchando, sería reducir el esfuerzo o reformularse objetivos. (yo quería quedar en X posición.. pero bueno… si quedo más atrás… tampoco pasa nada…, bla bla bla…)

Más trucos para controlar el cansancio/dolor, sería distraerse como he comentado antes con estímulos externos, pero hay más, como segmentar el recorrido.

Éste me pareció interesante y el otro día estuve poniéndolo en práctica en un entrene segmentando el recorrido para ver si funcionaba.

Sí, jejeje, se me hizo mucho menos pesado el entrene de las 7:45 de la mañana que hice a la playa 🙂

Bonito amanecer… ¡¡¡qué duro se hace madrugar!!! pero ese día no me quedaba otra si quería ir a correr porque por la noche estaría en Andilla sin poder dormir a 0º en un Barracón militar.

¡Qué fríiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiio! (los que lo vivistéis sabéis de lo que hablo..)

Volviendo a las distracciones de la competición… éstas seguro que os suenan… pensamientos negativos, autorreproches, charlas con otros, divagar o disfrutar del paisaje.

jajajaaja, veo que me he distraido de la competición más de una vez….

Como he dicho, la charla me encantó y me sirvió de mucho, ahora sabré cuando me distraigo y cuando no.jeje

Aprendí truquillos para afrontar las pruebas y me quedó bien claro que como ya pensaba, para competir hay que sufrir.

P.D 1: Gracias de nuevo a J.Luis Pardo por el clinic y por compartirme la presentación del mismo. (he utilizado las imágenes que veía más relevantes)

P.D2:   Como complemento a mi blog he querido crear una página en facebook.
Su finalidad es poder ir compartiendo más de cerca el día a día mis aventuras y retos personales tanto en el mundo del Triatlón como en el deporte en general. Os dejo el link https://www.facebook.com/patriatlon

Para los que habéis leído completo el post aquí dejo unas pequeñas aclaraciones sobre lo que he escrito sobre la charla qué me ha pasado J. Luis Pardo tras leerlo.

Brevemente, el sufrimiento competitivo (SC) se produce cuando tenemos la certeza de que no podremos conseguir nuestros objetivos (ganar, posición concreta, mejorar crono, terminar…), una vez que hemos hecho todo lo posible para resolver la situación a nuestro favor y no hemos tenido éxito. 

Cuando vemos amenazados nuestros objetivos (por causas físicas, psicológicas y/o sociales), tomamos decisiones para solucionar la situación. Si estas decisiones no la resuelven, experimentamos impotencia y comenzamos a sufrir.

Si a pesar de las molestias físicas consigues tus objetivos, no habrás “sufrido”, habrás “disfrutado”, aunque sí “padecido”… y mucho. 🙂

 El SC se genera a partir de tres factores: 
1. Sensaciones físicas molestas (cansancio y/o dolor) como consecuencia del esfuerzo físico en zona anaeróbica, mala ejecución técnica (típico dolor de rodillas cuando pedaleamos), accidentes o caídas fortuitas, etc. 
2. Procesos psicológicos: desajuste entre expectativas (lo que quiero conseguir) y resultados (lo que estoy consiguiendo a tiempo real durante la competición) 
3. Factores sociales: rivales más fuertes que nosotras, críticas del entrenador, compañeros de equipo o personas que apreciamos, efecto de presión del público, decisiones de jueces, etc.

Normalmente se dan las tres a la vez, aunque no es necesario.

7 thoughts on “¿PARA COMPETIR HAY QUE SUFRIR?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *