MARXACAN VILA DE MURO

Creo que fue de casualidad de cómo me enteré de que el 31 de Enero habría un Canicross y una Marchacan en Vila de Muro.

Sin duda no me lo quería perder, así que enseguida me informé del reglamento para ver si podría participar con Nala.

Al tener ella menos de un año de edad (10 meses) no podría participar en el Canicross dónde exigían una serie de requisitos y uno de ellos era tener un mínimo de 1 año, así que nos apuntamos a la Marcha donde sí podíamos participar.

Ya que teníamos que ir a Muro aprovechamos para irnos el fin de semana para desconectar, por lo que nos perdimos el Trail de Llaurí donde participarían algunas compañeras del club ISPORT,

Nos alojamos en la casa Rural Aire donde el matrimonio que vive allí, Macu y José Luis fueron muy agradables en todo momento. 🙂

Allí había un jardín enorme donde Nala podía corretear con otra perra (Vianca), una boxer que al principio tuvo intimidada a Nala, y es que se juntaron las dos con el celo… vaya par!

Además tenían un caballo, cabras, gallinas… jejeje, era guay.

Después de un sábado de paseos por las pedanías de alrededor, etc.. acabamos Marta, Nala y yo bastante cansadas.

¡Qué ganas tenía de que fuera domingo y ver el ambiente que se respiraba en el Canicross!

Nos levantamos temprano y nos fuimos al lugar de salida de la prueba que lo teníamos a 5 minutos de donde nos alojábamos.

Hacía fresquito y un poco de aire que a veces levantaba las carpas que habían montadas.

Marta también se apuntó a la prueba para acompañarnos y correría con el perro invisible porque Nala iría atada a mí. jejejeje.

Un total de 89 inscritos (46 al canicross i 43 a la marcha) podéis imaginar la cantidad de perros que habían allí, y la pesadilla que fue que Nala estuviera en celo… traía locos a todos los que se acercaban y ella estaba muuuuuuuuuuuy pesada.

Lo que me pareció muy curioso es que había un montón de razas distintas, algunas mestizas, pero el único Golden Retriever que vi que participaba era Nala.  Como dice Marta, es que este perro no está hecho para correr) jajajjaa.   Claro claro… lo que tú digas Marta.  😛  ¡¡Hasta un perro salchicha corría el canicross!!!

La primera salida fue la del canicross, cogí sitio para grabarla.

Me recordó a las salidas del Trichallenge donde los patinadores salen a fuego y es fácil tropezarse entre unos y otros.

Y es que nada más dar la salida  Raúl Solbes que fue el ganador absoluto de la prueba  (junto a su perra Bala) tropezó con otro perro y se fue al suelo.

Nuestra salida sería más tranquilita al no ser competitiva y sería 30´después.

Antes de empezar Nala empezó a desficiarse un poco, debía estar cansada de esperar y empezó a morderme la correa y a estirar.

Nos habíamos colocado detrás en la salida pero Nala enseguida se emocionó y empezó a adelantar a la gente que iba caminando y a otros que iban trotando.

No sabía que tal correría con el arnés nuevo yendo en “carrera”, sólo lo habíamos probado en ciudad dos días y siempre se situaba al lado y éste está pensado para que el perro vaya delante del corredor que es donde debe de ir.

Me sorprendió que ella sola fuera la que se colocara delante, tirando, sin distraerse, sin pararse a oler cosas del recorrido como hace normalmente.

Es como si supiera lo que tenía que hacer.

Lo malo era que tiraba demasiado y al tener que ir frenándola se iba a terminar agotando antes de tiempo.

Tan sólo eran 4km, pero es un bebé, y cuando ella empieza a correr y a tirar no sabe durante cuánto tiempo va a tener que hacerlo y no se estaba racionando las energías. (novata… :P)

Marta venía detrás e íbamos esperándola, habíamos ido para hacerla juntas y la idea no era correrla para llegar primeras, pero Nala iba lanzada y costaba contenerla, así que a Marta le tocó mover el culito después de muchos meses de no hacer nada.

El recorrido muy fácil, nos encantó. Aquí un vídeo en plena acción.

Unas cuestecillas cortas, muy chulas las difruté muchísimo subiéndolas con Nala y en las bajadas tenía que llevar cuidado por que ésta se embalaba.

A los dos kilómetros me dio el dolor de ciática que llevo arrastrando toda la semana y me tocó ir cojeando un ratito.

El recorrido se nos pasó volando y a tan solo 500m de meta Nala vio una sombra y decidió tumbarse a descansar, ya no podía más.

No me extraña, la pobrecilla lo había dado todo, jajjajaa.

Así que esperamos a que se recuperara y hasta que no vio que venía otro grupo de perros no se dignó a levantarse. ¿Qué se le va a hacer…?

Una vez se levantó iba al trote despacito, acompañando al resto de perros, pero cuando vio la meta empezó a embalarse de nuevo, jajaja, igual sabía que allí le esperaba el cubo de agua y la camilla de masaje. jejeje.

Cruzamos la meta varias chicas a la vez, quedando nosotras cuartas y séptimas de la general, a sólo dos segundos de la de tercera, pero daba igual, era una marcha no competitiva en la que no había premios por posición, así que no importaba.

Lo importante fue que lo pasamos genial y aprendimos a que aunque fuera cortita debíamos haber llevado agua encima, y que Nala está hecha una campeona pero que debe entrenar más. jajajaja. (como yo y alguna otra…)

Como se lo había ganado la llevamos a la zona de masajes y allí descansó como una reina.

En la foto no se sabe si tiene cara de a gustito, de estar K.O. o de ambas cosas.

En fin, nos ha encantado esto de correr juntas y estamos deseando poder repetir pronto. 😀

2 thoughts on “MARXACAN VILA DE MURO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *