II TRAIL DE CHERA

Cada vez que pienso en el Trail de Chera del circuito trail valencia que fue hace dos días, domingo 22 de septiembre me duelen las piernas.

El año anterior había corrido la prueba de iniciación en 1:09:22 quedando tercera en absoluta femenina.

El recuerdo era de una prueba dura en la que hice un gran esfuerzo por el perfil de la misma, demasiados kilómetros en subida.

Sabía que la Prueba Reina tenía parte de la de iniciación más la parte del Pantano de la cual comentaban que era muy bonita.

Para hacer la corta y ver el recorrido “feo” que ya ví el año pasado sinceramente no iba a ir a correrla.

No me quedaba otra, si quería participar y ver ese paisaje tan bonito del que tanto hablaban tenía que apuntarme a la larga, 21 km.

Era una locura porque no entreno montaña ni hago rodajes largos.

Mis entrenes de running se resumen en 2 días a la semana de 1 h que van combinados con técnica de carrera o ejercicios en grupo con el equipo y siempre intento adaptarme al ritmo más bajo para no perder a nadie, cosa que me encanta y hago gustosamente.

Sabía que iba a sufrir en Chera pero no me importaba, después del Triatlón Olímpico de Valencia cualquier cosa ya me parecería un paseo y tenía el consuelo de que siempre podría andar si me cansaba.

Hice mis cálculos basándome en el tiempo hecho el año anterior estimando 1h 30´ para concluir la segunda parte de la carrera, y para la primera parte calculé 1h 10 u 1h 15´.

Pensé que cruzaría meta en menos de 3h, de no ser así dije que deberían llamar al helicóptero de rescate.

Comenzó la carrera y me sentía bien, con mi mochilita Asics cargada de agua para no pecar de deshidratación, una barrita faster bar (energía rápida) y un gel de Energel.

 A los pocos metros atasco en la senda, en fin, así racionaba energía, jejjeje.

En las bajadas me embalo para adelantar, pero a pesar del agarre de las Ascis Fujisensor (primer día que las probaba en montaña) el terreno seco y las piedrecillas me hacen bajar patinando como si fuera surfeando la montaña. yujuuuuuuuuuuuuuuu!!!!

Creo que si no tuviera el sentido del equilibrio tan bueno gracias a que he patinado mucho me hubiera caído enseguida.

Torcedura de tobillo al poco de bajar que le dolió  a los que lo vieron, sin embargo yo no me hice daño como para tener que pararme.

Noté que la sujección de ésta zapatilla no era tan buena como la Esportiva Raptor, pero en cuanto a comodidad les tengo que dar un 10 y el agarre me sorprendió positivamente.

Los primeros kilómetros me sentí demasiado bien y pensé, creo que no voy a sufrir tanto como pensaba.
Pero quedaba muuuuuuuuuuuucha carrera por delante.

Un recorrido chulísimo, pero… ¿Cuando llegamos a la zona del pantano?  a ver si me la he pasado y no la he visto. jejeje.

Llegó la parte del Pantano, unas vistas impresionantes desde un camino de pista en bajada que te hacía que las piernas volaran solas.

A 4:45!!!! madre mía!!! voy embalada!!! rebaja o no acabas!!!!

Es la primera vez que deseaba que apareciera una subida para parar un poquito a coger aire.

Llegamos a una zona chulísima, donde el paisaje era motivo de distracción para que algun@s tomaran el camino erróneo (atajando parte del recorrido), ahí faltó alguien controlando…

 Entrabas en una senda con sombra que te llevaba a cruzar un riachuelo.

¡Qué desastre soy!, me resbalé y metí todo el pie en el agua, chof chof chof…

Pasamos por un camino estrecho pegados a una pared de piedra donde había la típica cadena para engancharse.

Y de repente… una escalera de madera… ¡¡¡¡la conozco!!!! había colaborado en su construcción en julio de 2007 con mi amigo Leandro, especialista en montaña (profesor mío en el Ciclo formativo de conducción de actividades físico-deportivas en el medio natural)  :DDD

Eso me dio un chute de energía!! Me estaba encantando la carrera, los paisajes… y de momento me seguía sintiendo bien físicamente.

Cruzamos por encima de la presa, ¡qué pasada! y al poco de eso vino el control del chip.

De momento seguía avituallándome con mi camelbak pasando de largo los avituallamientos.

Los 10 primeros kilómetros los había hecho en 1h 10´ y me sentía súper orgullosa porque parecía que iba cumpliendo con el tiempo propuesto.

Empezó el calor y la parte dura de la carrera.

Empiezan a pesarme las piernas….

El grupo de delante se salta las marcas del camino y empiezo a silbarles y gritarles para avisarles para que den la vuelta.

Me escucharon y después cuando me alcanzaron me dieron las gracias por el aviso. De nada!!!

Comienza la pared de piedra… madre mía! me quedaba clavada mientras el resto parecía ir subiendo aunque poquito a poco.

Los gemelos querían reventar pero las perneras de compresión de CEP no se lo permitían.

Cuando al fin conseguir salir de la durísima pared intenté trotar un poquillo y me puse a pensar en por qué la gente se equivocaba si estaba bien señalizado.

Entonces fue cuando por el cansancio, por lista o por no sé que motivo fui yo la que me salté las marcas y tiré por donde no era.

Por suerte me di cuenta rápido y cuando vi las marcas no entendí como había podido no verlas, habían “tropecientas” en ese punto de giro.

Las zonas de sombra parecían haber desaparecido, el sudor me chorreaba por la cara mojándome los labios, ¡¡¡¡¡¡qué ascoooooooooo!!!!

Me alcanzó una chica llamada Cathi y empezamos a hablar (en la medida de lo posible) y aproveché para tomarme la barrita y limpiarme la boca del sudor. repito… ¡¡¡qué asco!!!! el próxima día me pongo el buff en la cabeza para que absorba parte del sudor.

Poco tardó en dejarme atrás, pero no me quedé sola, mi peor enemiga seguía allí, la subida.

Al fin empiezo a crestear la montaña, ¡¡¡¡Ésto me suena!!!! a partir de ahí empalmábamos con más o menos la mitad de la carrera de iniciación.

Estaba muy cansada, me faltaba fondo y las piernas no tiraban ni para atrás.

Me recordó al año pasado cuando pasé por allí a muy buen ritmo, ahora iba casi arrastrándome, menuda diferencia. :S

A pesar de estar muuuuy cansada y no estar pasándolo muy bien sabiendo además que no acabaría en menos de 3h y algun@s estarían preocupados por mi tardanza retirarme no entraba en mi cabeza.

Veía pasar los minutos y parecía que no avanzaba.

Mis intentos de trote no duraban ni un minuto seguido. Arranque, parada, arranque, parada… que pesadez.

Deseaba ver la bajada para por lo menos poder dejar caer el cuerpo, pero se hizo esperar.

Sabía que ya había sido la entrega de premios, deberían estar desmontando todo y yo aún seguía “perdida” por la montaña. Pensé que cuando llegase igual ya no quedaría nadie.

Troté como pude en la bajada, qué dolor de piernas, etc… ¡¡¡Estoy loca haciendo ésto!!!!

El agotamiento no me dejó disfrutar de la bajada como hubiera querido, pero su dificultad tampoco daba como para hacer mucho el loco bajando.

Veo asfalto… es el pueblo!!! síiiiiiiiiiiiiiii!!!!! ahí recogí a Pat y Carmen el año pasado para acompañarlas hasta meta haciéndoles un video 😀

Ésto estaba hecho!!! un esfuerzo más y a volar!

Marta!!!! jejejeje, ahí estaba animándome y grabándome con la cámara 🙂

Le dije, vete a meta que voy a apretar y no llegarás. jajajajajajjajaja
 
Me dijo: ¿qué te crees que no estoy fresca?

Entonces pensé: me debe estar viendo muy mal como para no poder apretar y dejarla atrás…

Última rampa de asfalto donde parecía no moverme del sitio, jejejeje,  últimos metros andando para coger un poco de fuerzas para poder saltar en la meta.

Qué  gran vista hacia la meta, enmarcados por el arco de meta como si de un cuadro se tratase ahí estaba mi equipo SOM Passatge (seguro que preocupados o hasta el moño de tanto esperar).

Aún así con una gran sonrisa animándome hasta el último momento.

Alcé el vuelo con fuerza, los pies parecían haber estado pegados al suelo durante mucho rato, pero lo conseguí.

Interminables 3h 18´ 39″, posición 18 Senior F. y aunque no faltó mucho no llegué la última de la general. 😛

Contentísima con la primera parte, por no haberme caído a pesar de la dificultad y orgullosa por no haber pensado en retirarme en ningún momento a pesar de todo.

Gracias a mi equipo SOM Passatge por posponer hasta el máximo la entrega de premio al club más númeroso, aunque no llegué, a la próxima intentaré llegar antes 😛

Enhorabuena a tod@s!!!!!!

Fotos de la montaña por betatrailrunner, Gracias Jose

4 thoughts on “II TRAIL DE CHERA

  • Ante todo darte la enhorabuena por dejar ya las pruebas cortas.sobre las zapas tanto sensor como ultra raptor son neutras,lo que pasa es que las ultra raptor tienen una suela muy rigida y el refuerzo en el puente impact brake system,mas aparte todo el refuerzo exterior para el talon que te da una estabilidad extra lo que le hace a esta zapa que la pueda calzar un pronador no la doblas ni con un martillo,en cambio la sensor no lleva tanto refuerzo,es un poco mas blandita y da lugar a algun pequeño traspies .pero comodas las sensor son muy comodas para tiradas largas y zonas no muy tecnicas(es mi opinion ,para gustos colores).lo dicho enhorabuena y nos vemos en la montaña.

  • Minimoy!!!!
    Cierto que no entrenas montaña y pienso que para las largas ya se debe entrenar aunque sea algún día, yo todavía no he probado pero tengo una a la vista y seguro que sufriré y mucho.

    Lo que es cierto es que demuestras mucha capacidad de sufrimiento y nunca desistes en cruzar la meta, esa es la actitud. Cuando pruebe me acordare de ti para que no me gane la sensación de abandonar, siempre eres mi referente.

    Chera era la primera después del paron de verano, y por una mala pata 🙂 no la pude realizar, pero eso no me paro para ir como voluntaria y ayudar en la medida de lo posible a la organización, así que esta vez me toco realizar las fotos y allí estaba en la meta esperando a que llegaras, por un momento me preocupe y pensé en varias opciones: ira mal de la cintilla, se habrá caído, no se me pasó por la cabeza la opción de abandonar, te conozco perfectamente y esa la descarte, hasta que te vi asomar la esquina y prepare la cámara para cogerte en el salto aunque me quede sin espacio y al final no pudo ser, bueno la intención es lo que cuenta.

    Después de la carrera todavía te quedaron fuerzas para cargar con minimoya a caballito para ver la escalera en la que colaboraste hace unos años, gracias!!!

    Mucho ánimo y a por la siguiente…muackkkkk!!!

    • :DDD hola minimoya!!!!
      Sí!!! nunca hay que rendirse! aunque se llegue ultim@, a menos que sea por una causa mayor.

      La cintilla no me molestó ese día, pero sí los días siguientes, y aún sigo tocada. Quien inventaría la cintilla!!!!

      En fin, estamos a nada de Benidorm, y aunque tú tocada del pie, y yo del hombro por aquella caida tonta y la cintilla allí estaremos cerrando la temporada de tris de 2013 de la mejor forma que podamos.

      Fue un placer cargar contigo en Chera, lo que fuera por que pudieramos ir a ver el riachuelo, la escalera….

      Un besazo! te quiere mucho minimoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *