VALENCIA TRIATLON 2013

La verdad es que cada año que quiero comenzar a escribir sobre el Triatlón de Valencia siempre me viene a la cabeza el mismo título – Una experiencia increíble.

Éste año cerraría la trilogía en Valencia. Tres años, tres distancias.

2011 debuté con el triatlón de la mujer, 2012 hice distancia Sprint y éste año 2013 me convertiría en Olímpica.

Era un reto que me marqué para éste año, pero la verdad es que no estaba muy convencida de ello.

Tan poco claro lo tenía que me apunté la última semana de julio quedándome con sólo 7 semanas para poder prepararlo.

Tenía pensado entrenar mucho la natación y la carrera y si a caso algún día salir en bici hasta que me dijeron que la bici había que entrenarla bien y que lo que decía era una locura.

Yo creo que la locura era prepararlo con tan poco tiempo, pero soy muy cabezota y cuando digo que hago una cosa rara vez me echo atrás.

Con la mosca tras la oreja por el comentario decidí buscar un plan de entrene para poder guiarme.

Buscando por internet encontré un plan de 8 semanas para preparar un Olímpico con la única finalidad de acabarlo con buenas sensaciones, sin embargo como he dicho, sólo me quedaban 7, por lo que me puse las pilas rápidamente.

2 días de natación a la semana, 2 de bici y 2 de carrera fue un gran esfuerzo para mí.
Era la primera vez que me tomaría en serio entrenar para un triatlón (no cuento cuando debuté en 2011)

No cumplí a raja tabla el plan de entrene porque metí alguna cosita por medio, Travesía de Almenara, Triatlón de Burriana y tuve una caída tonta en bici que me dejó el hombro K.O casi una semana (aún tengo molestias)

A pesar de todo se acercaba la fecha y no estaba nerviosa si no todo lo contrario, muy tranquila, quizás demasiado. :S

Creía estar preparada para lo que después acabó convirtiéndose junto al Trichallenge de Boadilla la peor experiencia deportivamente hablando de mi vida.

Diciendo ésto pensaréis…. Y quería llamar al post ¿¿¿Una experiencia increíble???, más bien dirá inolvidable… ya ya…suena paradójico.

El triatlón Olímpico fue el domingo día 8, pero el día 7 fueron las distancias supersprint, sprint y triatlón de la mujer.

Ahí es donde viví gran parte de la experiencia increible del Valencia Triatlón.

Menos María, Elena y yo, casi todo el equipo estaría allí superándose así mismas afrontando su reto personal, para unas sería debutar en un triatlón, otras mejorar en distancia Sprint, etc..

¡¡¡Eso no me lo podía perder por nada del mundo!!!!!

Me hice con un pase oficial de fotógrafa para vivir lo más de cerca la experiencia de cada una empapándome de ilusión y de triatlón. 😀

No dejé de correr y moverme en todo el día para no perder detalle, y aunque sabía que me pasaría factura al día siguiente no quise dejar de hacerlo.

Todo eso era más importante que convertirme en Olímpica, cosa que dije que haría aunque fuera arrastrándome, y que no creáis que faltó mucho…

Disfruté muchíiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisimo viéndolas, grabándolas (luego os dejo el video resumen), abrazándolas…

Eso es lo que más feliz me hizo, viviendo momentos tan bonitos como éste que me encantó, cargando las pilas para el día siguiente

De verdad quiero dar mi sincera enhorabuena a todas, sois muy grandes como deportistas pero más como personas 😀


Triunfamos con nuestras veteranas del equipo, Mª Carmen Campeona VF3, Inma subcampeona en VF2, Mila Subcampeona VF3 y Dolo 3ª en VF2 y ahí es donde viví el momento más emotivo de todo el fin de semana que aseguro que emocionó a más de un@ de los presentes.

Gracias Inma, te quiero mucho.

Llegó el domingo, y al despertarme las piernas estaban resentidas (no me sorprendió), pero sabía que cuando llegase allí y viera a María, a Elena y empezara a llegar el resto del equipo para animarnos eso pasaría a un segundo plano.

Aparecieron los primeros nervios y la gran pregunta ¿qué hago yo aquí? ¿un olímpico? Patri, ésta vez se te ha ido la cabeza pero bien.

Estaba asustada por los 10km de la carrera a pie, mientras que el agua y la bici no me preocupaban.

Cámara de llamadas, me sentía como un cordero en el matadero. ¡qué miedo….! una vez entrara al agua no había vuelta atrás.

Bocinazo de salida!!! empiezo a nadar a ritmo alegre para intentar despegarme e intentar no recibir muchos golpes.

Llegando a la esquina del Veles e Vents vi a la gente del equipo animándome y haciendo fotos, y en cada brazada aprovechaba para saludar con la mano para que supieran donde estaba. jejeje. fué divertido 🙂

Al poco Marta en la barca grabándome y animándome.

Era imposible sentirme sola y eso me daba tranquilidad en las aguas turbias.

Sentí que me estaba esforzando, esperando acabar los 1.500m en menos de 33´

Hubo una chica que se me pegó como una lapa a mi lado y la verdad es que me dio bastante por el…..
jajjajaja.

Al llegar a la rampa de salida noté mucha corriente, me costó salir y al subir la rampa me llevé un buen golpe en la tibia izquierda.

Disfruté de la natación pero salí bastante mareada.

Tocaba la T1 (transición de nadar a la bici) que me salió bastante bien.

Una vez pasada ésta comenzaba el sector de ciclismo, el que menos me preocupaba.

Hay que ver cómo son las cosas que la bici fue donde más sufrí de todo el triatlón.

El mejor momento que tuve fue cuando volvió a aparecer Marta, ésta vez con la moto y me dio conversación, me animó…

Yo sólo podía decir una cosa… aún no me he recuperado de la natación, voy muy mal..

Después me quedé sola, intenté pillar algún grupo para ir a rueda pero de las varias ocasiones que tuve en todos los casos mis intentos acabaron en fracaso, no tenía fuerzas y sentí mucha impotencia.

En uno de los grupos de la bici a los que no me pude enganchar iba Ele como una avión!!!

Al pasame me gritó, ¡¡estrategia!! y me animó a engancharme, pero me fui imposible por la velocidad que llevaban y sólo pude ver como ella miraba atrás incluso relentizando el grupo para ver si lo conseguía…Gracias Ele, pero esta vez no pudo ser. 🙁

Para que entendáis porque dijo lo de estrategia os dejo este video que grabamos el día anterior a la competición. 🙂


Decidí tomarme la barrita, pero a mitad de ella no me entró más.

Tenía un gel reservado para la última vuelta, sólo llevaba una y media y en vista al éxito de la barrita y el desmayo por agotamiento y calor que llevaba encima no me quedó otra que tomármelo pensando que sería mi salvación.

Pedalada tras pedalada las sensaciones y los pensamientos negativos eran cada vez más grandes.

Intentaba convencerme de que podía hacerlo, pero mi cuerpo me decía lo contrario y entonces fue cuando los ojos se me envidriaron queriendo romper a llorar.

Quería retirarme, no me encontraba bien, y por otro lado sentía que no podía  hacerlo, ni por el equipo, ni por toda la gente que confiaba en mí ni por mí misma.

Luchando por acabar, dando pequeños bandazos por el mareo, con el agua terminada y el isotónico ardiendo en el botellín, no daba un duro por mí.

Rezaba por no caer al suelo cuando menos lo esperase y sentía que ése no era el día para proclamarme olímpica.

Miedo a caerme y miedo a bajarme de la bici por la carrera, pero a la vez deseándolo porque la  bici estaba siendo un verdadero infierno.

Al fin llegó la T2, bajándome como un rayo fui a dejar la bici, nunca había deseado tanto perderla de mi vista.

Ahora a correr, no importaba el ritmo, sólo acabar lo que había empezado para cruzar la meta y abrazar a todo lo que se menease. jejeje.

Había escuchado los gritos de ánimos en cada vuelta en la bici, pero fue en la carrera a pie donde pude vivir mejor ese apoyo.

Mi cuerpo no iba, aprovechaba cada avituallamiento para parar, hidratarme, echarme agua por encima y coger aire.

Sentía el calor de la gente que no dejaba de animarme (haciéndome creer que lo estaba haciendo muy bien, aunque yo no lo sintiera así)

En ese momento no lo sentía así, pero tenían razón, GRACIAS, tal y como iba y lo sufrido en la bici lo estaba haciendo muy bien y el hecho de seguir ahí sin rendirme era un gran triunfo.

Había conseguido vencer a mí cabeza y saqué las fuerzas de cada uno de los gritos de ánimo que iba recibiendo, de las palabras en carrera de los que me acompañaban, etc.

Fue grandioso e increíble, y todo eso es lo que permitió que pudiera cruzar y alzar el vuelo en meta después de unas largas 3h 14´ 33″ proclamándome Olímpica.

Os lo he dicho ya varias veces, pero MIL GRACIAS sin vosotr@s no lo hubiera conseguido.

 Video de meta (proclamación como Olímpica) 😀

 El Video de Nosotras Passatge en Valencia Triatlón, espero que os guste.
Somos un EQUIPAZO 😉

P.D: Si queréis hacer un Olímpico entrenadlo bien, llevad mucha agua en el bidón e intentad que vuestra salida no sea las 11 de la mañana. 😛

Muacka!!!!!!!!!

One thought on “VALENCIA TRIATLON 2013”

  • Minimoy!!!
    Primero enhorabuena por tú primer Olímpico, de muchos que vendrán..ahora te tendré que llamar por señorita Olímpica!!!jajjajja

    Cierto que cuando quiera estrenarme en un olímpico me preaparare y seguiré los consejos sobre el agua y la hora, aunque esta última no depende de nosotr@s.

    Yo competí el sábado y tanto tiempo esperando para hacer Valencia y bueno muy contenta con todo excepto por la bici (no comment):( a pesar de esto lo disfrute mucho.

    El domingo quería estar pronto no me lo quería perder, lo pase genial animando y haciendo fotos con todas las del equipo que acudieron.

    Es cierto que te vi sufrir y lo pasé mal, se lo que es estar ahí dentro, pero bueno no te desanimes y sigue entrenando, lo finalizaste a pesar de todos los contratiempos, eres súper fuerte y cabezota como dices y nunca te rindes, esa es la actitud para llegar a la meta.

    Ahora piensa en el próximo Sprint Benidorm, gracias por decidir hacerlo, estoy súper súper feliz…:)

    Mil besos y un abracito de minimoya…tqm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *