CULEBREANDO

Así describió Kike  mi manera de nadar de espaldas. Al cruzar  el brazo por detrás acababa moviéndome como una culebra, de lado a lado. Después de varios largos acabé corrigiendo el fallo, pero no fue fácil 😛

Y es que ayer no sólo hicimos crol, también practicamos la natación de espaldas.

Hubo nueva incorporación a las quedadas de natación, Eva!! bienvenida!! esto cansa más que correr eh!! jejeje

Para empezar, unos largos a crol y seguimos con la espalda.

En la natación de espalda la mano debe salir del agua con el dedo gordo y entrar con el meñique.
Primero lo hacemos con un solo brazo, repetimos con el otro y después lo hacemos con los dos.

En la natación de espaldas noté más que hacía el rolido (es cuando el cuerpo gira y opone menos resitencia al agua), como si fueramos un catamarán cuando apoya sólo en un lado. Menos resistencia = mayor desplazamiento.

Practiqué el rolido en el crol y ya me va saliendo mejor.
Como consecuencia del rolido noté una mejora a la hora de respirar y a la hora de alargar la brazada.

Conseguí hacer mucho mejor el brazo izquierdo”el brazo tonto”que como ya comenté, no conseguí alargarlo tanto como el derecho.

 Ya le voy pillando el truco!!!!

 
El video para las que no fueron y para que las que fueron podáis ir mirando los errores y el próximo día cada una que intente corregirlo, Yo inclusive  😀

Próximas quedadas: 

Natación: Martes 14:15 h en la piscina de San Marcelino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *