EKIDEN 2015

Para quien no sepa aún que es el EKIDEN, se trata de un maratón por relevos en el que entre seis personas deben completar la distancia del mismo.

El reparto de distancias es de la siguiente manera:
Primer relevo : 5.000m
Segundo relevo: 10.000m
Tercer relevo; 5.000 m
Cuarto relevo : 10.000m
Quinto relevo: 5.000m
Sexto relevo; 7.195 m

Este año se iba a realizar la segunda edición y esta vez no me la quería perder ya que el año pasado por culpa de la lesión no pude hacerla.

La idea era hacer varios equipos mezclando niveles y yo iba a correr la distancia de 10.000m.

Los equipos se estaban haciendo un poco al “tun tún” hasta que Miguel propuso hacer un equipo que fuera “competitivo” y que fueran a darlo todo.

No sé por qué acabé dejándome liar así que si tenía que darlo todo yo me ofrecería para hacer los 5.000m.

Miguel, Javi, Inés, Marta E, Vicente y yo seríamos el equipo ISPORT A PEGARSE FUEGO. jajajaja.

En total el club participaría con un total de 5 equipos, “A pegarse fuego”, “B Turia my Runner”, C que lo vamos a pasar muy bien”, D donde venimos y a donde vamos”, “E que allá  vamos”.

Eso hacía un total de 30 representantes del club tiñendo de turquesa el cauce del río Túria, o lo que es lo mismo ¡¡¡¡ÉXITO absoluto en participación!!!!

Físicamente me estaba sintiendo genial y preparada para darlo todo hasta que tuve que irme de viaje 10 días dónde apenas podría entrenar y empezaron mis temores de haber perdido forma justo antes del Ekiden.

Al principio mi objetivo lo tenía claro, 5km lo más rápido que pudiera.
Pensé que correr a 5´ el kilómetro y hacerla en 25´ya iba a ser una buena marca para mí, y a poder ser intentaría bajarla para mejorar mi mejor marca personal en un 5.000m que la tengo en 24´.

Después del viaje lo de superar la marca lo veía muy mal, así que lucharía por correrla en 25´, conseguir eso ya me haría sentirme muy orgullosa, y si no lo conseguía pues al menos sabía que lo había intentado. Marta E “me animaba” hablando de la supercompensación, jajaja.

El día de la recogida de dorsales pude asistir al brieffing, el cual me vino muy bien para enterarme de cosas interesantes.

Me gustó que dijeran que contaría el tiempo real y no el oficial porque les parecía una tontería, así que si queríamos salir más tarde y no comernos el mogollón de gente podríamos salir más tarde.

Eso me quitó la idea de ponerme por delante, (prefiero que me pasen por encima, que tener que hacerlo yo).

Mi plan estaba claro, salir la última.

Le conté la “estrategia” a Garra y le pareció bien, mi idea era correr con ella los 5km.

Dieron la salida y salió todo el mundo, Muriel, MJ y Lidia.

Pero allí estábamos nosotras sin cruzar el arco viendo como se alejaba el pelotón.

Yo le decía a Garra, aguanta, aguanta… la veía tras la línea de chip como un caballito cuando se pone nervioso al quedarse atrás.

Buff… no pudo aguantarse y salió al galope.

Yo seguía tranquila, mirando como se alejaba y pensando.. ¿ y ahora qué? me veo corriendo sola…

El de la organización no dejaba de decirme, ¡sal! y yo: No, aún no.
El seguía insistiendo, así que me acerqué y le dije lo que habían dicho en el brieffing.

Entonces me dijo:  ¿Pero vas a correr?
Y le contesté: ¡¡Sí, sí!!

Me alejé de él, y viendo que la cola del pelotón ya llevaba cierta ventaja decidí salir y dejar de hacer más el cuadro.

Salí 50″ después de la salida oficial y pensé que no pillaría la cola, pero mi galope fue tendido, iría motivada por intentar alcanzar a Garra.

Antes de salir de la pista ya había adelantado a la cola, y pensé… no me he esperado lo suficiente, ¡tapón!

Empecé a adelantar como pude esa parte del embudo y después de eso me dediqué a adelantar a todo el mundo que podía.

La verdad es que eso moló mucho, toda la carrera adelantando, pero también comiendo polvo.

En ningún momento fui adelantada, lo que fue muy motivante, pero claro, los rápidos ya habían volado, jajajaa.

Aunque veía a Garra todo el tiempo no me atrevía a apretar a ponerme a su lado, tenía miedo de “petar”, y es que ella también se pasó toda la carrera adelantando.

Llevé bastante bien los 3 primeros kilómetros, había cruzado el 2.5km en 12´25 e iba por el buen camino para el objetivo.

Pero el kilómetro 4 se me hizo muy duro y empecé a dudar en si lo conseguiría, notaba que estaba bajando el ritmo, o me esforzaba el último kilómetro o bye bye a los 25´.

Hacía calor, cosa que llevo fatal, pero nada comparado con la que cayó después, pobres..

Cada vez tenía más cerca a Garra, pensé que la alcanzaría en la pista de atletismo y acabaríamos juntas pero ella también apretó y me lo puso muy difícil. (en la foto se me ve por detrás)

Me quité el tasuki mientras seguía apretando, Javi estaba mega preparado para coger mi relevo y salió perfecto.

Seguí corriendo a meta llegando sólo 2 segundos después que Garra, por poco no entramos juntas, a la próxima 🙂

Según mi reloj, fueron 5,07 km, con un tiempo de 25:23 y un ritmo de 5´km  , ¡CONSEGUIDO!

Ahora tocaba animar al resto de compis, y es que al acabar empezaría la prueba más difícil del Ekiden, coger la cámara de fotos e intentar grabar y hacer fotos al resto de compañeros bajo el sol infernal.

Era una locura, de un lado a otro animando, pero fue muy divertido, lo mejor de ese día 😀

Me encantó poder animar a tanta gente del club en una misma prueba.

Me sentí muy orgullosa de tod@s, tuvieron muchísimo mérito sobre todo los últimos relevos que lo hicieron con una temperatura de 37ºC y Sonia que acabó aún habiéndole dado una lipotimia. Olé!

Felicito especialmente a mi equipo, que acabamos el Ekiden con un tiempo oficial de 3h 33´33″ (hay que restarle los 50″ de mi salida, :P) y eso que Inés no estaba al 100% y Miguel tuvo que parar a “mear” en su 10.000m. jajajaja.

Enhorabuena compañer@s, ¡¡el año que viene repetimos!!! y ahora a seguir disfrutando!!!

Aquí una fotaza del relevo de Marta a Miguel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *