25 ANIVERSARIO MEDIO MARATÓN DE VALENCIA

Viendo las fotos de la carrera de ayer no cabe ninguna duda de lo que pude disfrutar.

Una prueba a la que me apunté por si a caso me daba por ir pero a la que no decidí realmente ir hasta que vi que era el 25 aniversario del Medio Maratón de Valencia y que a todos los finisher nos darían una medalla conmemorativa.

No os voy a engañar, esa medalla tan chula fue la motivación a querer hacerla.

Así que a casi un mes de la prueba y con la ayuda de Germán de AGM entrenadores aumentamos los días de entrene y los kilómetros para poder al menos acabarla sin lesionarme como me pasó la última vez.

No tenía ningún objetivo en concreto (a parte de no lesionarme) hasta que se fue acercando la prueba y pensé que intentaría correrla a 6´el km, cosa que no veía fácil, pero que era alcanzable.

Estaba muy ilusionada con la prueba, algo que hacía tiempo que no me pasaba.

Los últimos entrenes de la semana de la carrera pensé que igual me había flipado en decir que intentaría correrla en 2h 6´, las sensaciones no fueron buenas y me sentía muy cansada.

Mi tirada más larga en el mes había sido de 14km y aunque me sentí muy bien entonces, no me sentía igual a 3 días del medio maratón.

Viernes y sábado descanso, el domingo a correr.

La noche de antes me empecé a encontrar regular de la tripa y me tomé un ibuprofeno.

Dormí bastante mal (si es que dormí algo) y por la mañana… me quería morir.  Qué oportuna es la regla, justo tenían que venirme todos los dolores etc. ese día. (las chicas lo entenderéis mejor,   :P)

Tumbada en la cama y con dolor tenía que tomar una decisión, o me quedaba en la cama lloriqueando o me levantaba e intentaba hacer lo que pudiera.

Evidentemente no podía quedarme en la cama porque si no iba si que iba a llorar pero de verdad de arrepentimiento de haberme perdido algo así.

Ánimo y al toro! a desayunar y al punto de quedada en el edificio del reloj.

Yendo hacia allí pasé con la moto al lado del kilómetro 8 y no pude evitar emocionarme,  ay!!! se nota que estaba sensiblona.

Y de nuevo se me envidriaron los ojos al ver el arco de meta al llegar allí.

Primero acudiría a ver a mi coach y después con el equipo a la foto de grupo.

Fotografía Fede andaba por allí y le pedimos fotillo 😀

Con mucha ilusión nos fuimos al cajón de salida, con los GPS en marcha y esperando cumplir el objetivo.

Dieron la salida, y entre 11.000 corredores intentaríamos avanzar como pudiéramos.

Pasamos el arco de comienzo de carrera 4´ después del tiempo oficial, ahí conecté mi crono.

Estuve muy pendiente de que el primer kilómetro lo hiciéramos a 6 pero fue imposible, nos salió a 6:10 así que comenzaba el reto de recuperar esos segundos perdidos y no seguir acumulando más, después cuestan mucho de recuperar.

En el kilómetro 3 conseguimos recuperar esos segundos, sin embargo después empecé a ver que la diferencia entre mi GPS y las marcas de los kilómetros se llevaban bastantes metros de diferencia.

Y es que es imposible ir pisando la línea azul todo el tiempo y al final acabas haciendo metros y metros de más.

En el kilómetro 4 después de ver fugazmente a Marta y a Nala quise aprovechar las buenas sensaciones que tenía y acabé perdiendo a Celia que entre los cascos de música que llevaba y la gente no me oía llamarla para decirle que yo seguía.

En el kilómetro 7 empujón de ánimos por parte de Garra a la que le choqué la mano. 😀

En mi cabeza sólo pensaba en lo que me iba quedando y hacía un reset como si acabara de empezar a correr.

Tenía ganas de llegar al kilómetro 14, allí tenía que encontrarme de nuevo con Marta y con Nala, a ver si esta vez podía verles bien.

Iban pasando los kilómetros y me seguí sintiendo muy bien aunque fundida, sudando como una cerda iba desde el kilómetro 2. jajaja.

Es contradictorio, porque como digo por una parte me sentía fundida pero por otra con muchas fuerzas para seguir (buenas sensaciones) y eso era lo que me mantenía la sonrisa en la cara, saber que conseguiría acabar en el tiempo estimado.

MJ gracias por los ánimos y estas fotos tan chulas en la ida y en la vuelta, parece que no esté nada cansada.

Aprovechaba cada manguerazo de agua para meterme debajo y refrescarme. ¡Qué bien sentaba eso!

Mi idea primera era tomarme 3 geles durante la carrera, pero al final lo reduje a 2, uno en el primer 10.000 y otro en el 15.000 porque sabía que en el km 18 seguro que me daba un poco de bajonazo físico.

Sabía que no me equivocaba, llegó el kilómetro 18 con el sol de cara, mucho calor, ya me pesaba un poco todo, así que…. otro reset.   Patri, acabas de empezar a correr y sólo tienes que hacer 3km.   😛

Son trucos chorras pero un poco si que engañas a la mente, jejejje.

Qué largos se hacen los últimos kilómetros, pero es inevitable a esas alturas saber que llegas a meta y que lo has conseguido. Tocaba apretar.

Ver el arco era sinónimo de triunfo y además en menos tiempo del esperado.

Con un ritmo de media de 5:49 conseguí acabar sin lesión y más feliz que una perdiz.

Objetivo conseguido no, SUPERADO!

Aquí queda mi tercer y mejor Medio Maratón con buenísimas sensaciones.  Gracias por la foto Fede

Ahora toca entrenar para mi próximo objetivo, 10k de Enero Sub 50.    😀

Enhorabuena a todos mis compis, sobre todo a Vicente y Javi que debutaron en esta distancia y a Lorena que justo ayer cumplía 21 años y esta fue su segundo medio maratón. 

Una pena haberme perdido a Jesús en su gran sueño también ayer acabando el Full I CAN de GANDÍA.  Eres un crack. Felicidades!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *