TRIATLON DE VALENCIA

Según los creyentes en los biorritmos, la vida de una persona se
vería determinada por ciclos biológicos rítmicos que afectarían a la
capacidad de cada individuo en distintos terrenos, como el mental, el
físico o el de las emociones. Estos ciclos se iniciarían con el
nacimiento y oscilarían de acuerdo a una onda senoidal durante toda la vida. De este modo, la capacidad de una persona en cada
uno de estos terrenos podría predecirse día por día mediante un modelo
matemático ad hoc.

No había oido hablar de esto nunca hasta que mi compañero Miguel un día me lo comentó en la tienda mientras antes de cerrar esperábamos que viniera un cliente del banco con el dinero para pagar el bikefitting.

Me dijo que existía una aplicación en el móvil para calcular los bioritmos y en vista de que el cliente tardaba un poco decidí bajarmela.

Lo de los bioritmos se acabó convirtiendo en una gracia con mi gente más cercana porque yo no creía mucho en eso a menos que me dijera que intelectualmente estaba al 99 o 100%. jajajajajaja.

En fin, que decidí mirar como estarían mis bioritmos para el triatlón de Valencia y esto fue lo que me encontré.

Ups!!! físico al 0% ??? qué fuerte, jajaja, no al 2, ni al 1…. al 0!!!

¿Sabría la aplicación que el día de antes me reventaría haciendo las fotos en el triatlón de la mujer, en el sprint, y trabajando en la feria?

Menos mal que no creía en eso, pero bueno al final siempre se te queda la mosca tras la oreja… ¿y si es cierto…? madre mía….

Entonces pensé… voy a demostrar que esta aplicación es una tontería y que de 0% nada de nada.  🙂

Llevaba casi dos semanas que físicamente me sentía muy bien, de hecho estuve
a punto de escribir un post al que iba a llamar ” PREPARADA”  y que no escribí por falta de tiempo.

Preparada es cómo me notaba, así que esa era la palabra que contestaba
cuando alguien me preguntaba cómo me sentía para encarar el triatlón de
Valencia.

Tenía un presentimiento… todo iba a salir bien, y el único miedo que tenía
era a equivocarme en el pronóstico y a pesar de sentirme tan bien acabar
fastidiándola.

La misma semana del Triatlón mis entrenes fueron los siguientes:

Lunes día 3 y miércoles 5 fui a nadar con Lidia.

Martes día 4 en la quedada de running con el quipo de Nosotras Passatge
trotamos e hicimos unas cuantas series de 500, 400…

El jueves había quedado con las del equipo para practicar las transiciones.

Antes de eso resolvimos dudas de las debutantes, calentamos 2 km a un ritmo
muy suave y después nos fuimos a la zona del puerto donde montarían el box para
practicarlas allí.

Llegamos y estaban acabando de montar.

Tuvimos la suerte de colarnos y poder hacer un simulacro de la T1
(transición del agua a la bici) y la T2 (transición de la bici a correr)
colgando y dejando nuestro material en el mismo box 🙂

Cuando nos echaron de allí, practicamos el subir y bajar a la bici, estuvo
muy bien y se notaron mejorías. ¿verdad Chus?

Ese sería mi último “entrene” hasta el Triatlón, o eso pensaba
yo…

El viernes y el sábado no pensaba hacer nada, montábamos en la feria del
triatlón y sería imposible hacer algo más.

Sin embargo, el sábado por la mañana sería el primer día de competiciones y
varias del equipo debutarían en el Triatlón de la mujer y otras en el Triatlón
Sprint First day.

Tenía pase de fotógrafa, no podía perderme a mis compañeras/amigas, en su
debut e inmortalizar y compartir tan de cerca su experiencia, éste sería el
entrene más agotador de la semana, correr de un lado a otro sprintando para
no perderme a ninguna y animarlas hasta quedar afónica, ya no sólo a ellas sino
también a conocidas o a clientas de la tienda que sabía que también
participaban, no quería que se me escapase ninguna.

Irene Luján, Lidia Saiz, María Olmos, Eva Gil, Nuria Caro, las de Sueca
(Dolo, Mila, María…), Laura Jiménez, Nuria García, Marta Martuki, Ana Carmona, Rosana,
Cristina, Rocío, Celia, Pichu, Ana Martín  etc, etc…

Recuerdo estar haciendo las fotos en la llegada, ver esa rampa forrada con
alfombra roja y pensar.. ya sé cómo voy a hacer mi entrada en meta, la tenía
visualizada y estaba deseando que llegara el día siguiente para poder hacer lo
que había imaginado.

El pato, el ave phoenix, haría la mejor llegada a meta que jamás había hecho
hasta el momento y sólo me salía decir… mañana no os perdáis mi entrada en
meta.

Acabó el día y la palabra reventada se queda corta para expresar como
estaba.

Al día siguiente tenía el Sprint… bufff!!! menos mal que tenía las cosas
preparadas desde la noche del viernes.

Me fui a cenar a casa de Marta con Ana, tenía una súper ensalada preparada
con todos los ingredientes que le había pedido, Marta eres un amor. 🙂

Ana alucinó de verme tan agotada, nunca me había visto en esas condiciones,
jajajjaja. como ves a mí también se me acaba la cuerda.

A las 00:07 estaba en el facebook publicando un comentario en mi muro que
decía lo siguiente:

 ” Ni preparándolo todo dos días
antes me acuesto pronto. Para colmo en mi bolsa falta el gorro…Irene, me vas
a salvar la vida.

 ¿Será posible que mañana disfrute más
de lo que he disfrutado hoy animando a la gente del equipo y haciéndoles
reportaje? Va a estar difícil. 😀

 Un beso y gracias a tod@s los que
mañana vendréis a animarme al Triatlón Sprint de Valencia a las 8:00 de la
mañana. Cuac! “
 

Y es que iba a ser difícil de superar el sábado donde no me hartaba de dar
abrazos a cada una de las personas que quiero cuando llegaba a meta. 🙂

Me fui a dormir y esa noche no tuve el sueño típico que suelo tener la noche
previa a una competición, ya lo había tenido el lunes donde me desperté de un
sobre salto.

A las 05:40 me desperté, estaba nerviosa… ya había llegado el día que
durante tanto tiempo estaba esperando, el TRIATLON SPRINT DE VALENCIA, prueba
objetivo del año.

Subía a desayunar mi medio litro de leche de siempre y fue imposible, dos
pequeños tragos y tuve que dejar el vaso en la nevera, no había manera de que
me entrara.

De camino al Puerto intenté tomare la barrita de Vitargo que me tomo siempre
y fue otro intento fallido, dos mordiscos y tuve que dejarla.

Fui directamente al parking del edificio de Veles e Vents donde me
encontraría con algún coche más esperando a entrar porque la puerta estaba
cerrada y supuestamente la abrían a las 7.

Después de una espera de casi 20 minutos donde cada vez me iba poniendo más
y más nerviosa llamé a Irene porque había quedado con ella para dejarme su
gorro y le comenté donde estaba.

Me dijo: A nosotros ayer nos dijeron que el parking iba  a estar cerrado.

Ah, genial!! y yo ahí perdiendo el tiempo… media vuelta y a aparcar… por
suerte aparqué enseguida al lado de las ánimas, normal, a esas horas…

Al menos, a pesar de los nervios tenía la tranquilidad de haber dejado la
tarde anterior la bici en el box.

Fui la primera en hacerlo, número 0001 en el control de las bicis, y es que
a las 15:55 h ya estaba dando por… para recoger dorsal, pasar control de
material, etc.. para poder ir al stand a trabajar que abríamos a las 16h.

Volviendo al domingo…

No sabía por dónde estaba Irene y decidí pedir un gorro a la organización y
no hubo ningún problema.

Enseguida entré al box y eché un vistazo a todo… vaya…mi referencia se
había caído, era una banderola roja que había al poco de salir de la rampa del
agua.

Empezamos a encontrarnos las del equipo allí, Marina, Sofía, Carla, Leticia,
Majo, Bea y Carmen.  

Cuando salí me encontré con Elena y con Evita Dinamita que no sé que hacía
aún bambando por ahí.

Fui a saludar a mi madre, a Marta, a Ana y a Silvia que se habían pegado el
madrugón para venir a verme. A mi hermano Carlos no lo vi, estaba recogiendo su
pase de fotógrafo y también se había pegado el madrugón, GRACIAS.

Gran ilusión al ver a Fátima cuando fui a dejar las cosas al guardarropía,
ya pensaba que no la iba a ver y que me quedaría sin su abrazo antes de
empezar.

Ya no queda nada, tod@s al lugar de salida, fotos y más fotos, nervios y más
nervios.

Había olvidado mi otro gorro, siempre llevo dos, uno para ponerme las gafas
encima y el de la organización por encima para que si me dan un golpe en la
cabeza no se me caigan. Qué rabia me dio.

Nos dirigen al lugar de salida, se acaba de activar el chip.

Rápido briefing… una vuelta de natación, dos de bici y dos de carrera a
pie. etc…

Indican que bajemos por la rampa pero que no lo hagamos por el lateral.

Muy bien!! casi todo el mundo saltando por donde no toca, bien Patri tú no
podías ser menos, así que resbalón. Tú lo viste he Sofía!! espero que no te
rieras. jajajaja.

Me lancé rápidamente porque me quería colocar lo más a la izquierda posible
de la dársena y no quedarme en medio, pero visto como fueron las salidas del
día anterior donde no esperaban ni a que todo el mundo estuviera colocado opté
por pararme a mitad y mal que hice.

Carla se puso a mi lado y me dijo, yo a tu lado que voy a nadar contigo.
Sofía se puso también cerca, al otro lado, el resto no sé donde se había
colocado.

Me di cuenta de que mi Garmin había perdido la conexión con los satélites…
uy!!! dale a buscar!!!! pero no dio tiempo… dieron la salida y me quedé sin
ponerlo en marcha.

Comienzo a nadar y empieza a hacerse el embudo que no me deja pasar.

Lo habíamos practicado en los entrenes, pero buff, aquí las patadas etc..
eran diferentes y daba miedo meterse ahí.

Arañazos, taponazos.. que agobio..no podía pasar y por detrás no paraban de
darme golpes en los pies… Sofía!!!! eras tú???? ya verás cuando te pille…
jajajajja.

Parece que se va despejando el camino, aún así no era una natación cómoda,
el chapoteo hacía olas que me hacía tener que sacar demasiado la cabeza.. sabía
que iba a acabar con dolor de cuello.

No me sentía bien nadando en ese sitio porque me estaba estresando tener que
pelearme cada dos por tres, así que perdí unos segundos, me puse a nadar a
braza y busqué un hueco por la izquierda.

Ya puedo nadar bien!!! yupiiiii!!!

No tenía ni idea de en qué posición más o menos iría.

Había avisado a mis amigas que no esperasen verme salir pronto del agua, que
no suelo salir muy bien, y que no se asustasen si no me veían salir, que no pensasen
que me había ahogado o me hubiera pasado algo, es lo normal y después ya
tendría tiempo para recuperar en la bici. 😉

El mejor momento de la natación fue cuando se nadaba en paralelo a la
dársena de boya  a boya, fue la única vez
que pude llevar la cabeza en su sitio al respirar.

Ya vamos hacia la rampa, a contra luz, donde apenas se veía nada y eso que
yo llevaba las gafas oscuras y polarizadas, no quería imaginar las que llevaran
cristal claro.

Qué bonito, allí estaba atracado el Galeón La Pepa, chulísimo!! y teníamos
que pasar por al lado… con el resol pensé que igual acababa en la quilla.
jajajaja.

Ya veo la rampa… había tirado toda la natación de brazos y era hora de
activar las piernas.

Pensaba que no me había salido nada bien la natación y al subir la rampa me
puse a correr como loca adelantando en la ducha para recuperar todo lo que
pudiera.

Llegué a la bici y estaba Leticia apunto de descolgar la suya, entonces
pensé… pues no me ha salido tan mal la natación, de normal me saca minutos.

Al poco llegó Sofía que iba tras de mí.

Estaba en lo que más me gusta, la transición.

Me puse las gafas, sin darme cuenta me las puse como de costumbre en la cabeza como si fuera una
diadema, así que cuando me puse el casco me di cuenta de que algo fallaba.

Al quitarme el casco rápidamente las gafas saltaron por los aires cayendo al
otro lado del box..mierda! pensé… ahora que hago? hago la bici sin gafas o me
pongo a gatas para pasar por debajo del box estiro el brazo y las cojo?

Más que una cuestión de segundos me jugaba el confort en el sector de la
bici, posibles impactos de mosquitos o vete tú a saber…  no importaba.. sacrificaría esos segundos…

Antes de salir del box un trago a un bullet que había dejado preparado. 

Con la transición tan rápida que hice al subir a la bici, corriendo y adelantando
como podía antes de llegar a la línea para acabar la T1, se me empezó a subir
por la garganta y una vez subida las primeras pedaladas fueron angustia girando
la cabeza a un lado porque se me iba a salir todo por la boca. No me hubiera
gustado una foto de esto la verdad.

Una vez desapareció esa sensación empecé a pedalear más fuerte, tenía un
montón de ganas de hacer el sector de bici que había visto algún tramo
delimitado con conos cuando por la mañana me dirigí hacia el puerto.

Empiezo a escuchar un ruido constante cada vez que giraba la rueda… ¿qué será? me habían hecho el día antes la puesta a punto, no entendía nada…

Entonces me di cuenta, el sensor del cuenta kilómetros estaba girado… jolin… iba a estar dando golpes todo el tiempo así que intenté ponerlo bien mientras rodaba y cuando mis dedos rozaron los radios de la bici y me di cuenta de lo peligroso que era intentar poner eso bien yendo en marcha desistí y dejé que ese ruidillo tan pesado me acompañara todo el tiempo.

Qué guay!!! empiezan los adelantamientos!!! yujuuuuuuuuuuuuu!!!!

Me encanta la bici!!! como kamikaze adelantaba en las curvas, en las menos y
en las más peligrosas sintiéndome como Pedrosa adelantando por el interior. :DD

Buscaba alguna chica para ponerme a rueda, y al final lo conseguí.

En algún momento me descolgaba quedando atrás, pero al llegar a las curvas
ya estaba otra vez ahí, donde la gente deceleraba yo apretaba, estoy como una
moto!!

En la primera vuelta al pasar por al lado de la zona de transición iba a más
de 40 km/h, pero duraba poco, al otro lado de la dársena el aire impedía que
mantuviera esa velocidad.

Segunda vuelta a relevos con dos chicas, disfruté muchísimo, me daban ganas
de preguntarles de donde eran etc…pero bueno..creo que no era el momento. jajjaaj.

Iba en medio de las dos cuando la de delante pisó un hierro, se le fue la
bici y éste pasó volando por mi lado izquierdo, menudo susto!!! para haberme
dado y además irnos las tres al suelo.

La chica iba preocupada por si había pinchado, pero tuvo suerte y todo quedó
en un grito a los voluntarios para avisarles de que apartasen un hierro que había
en medio del circuito con el cual casi se había matado.

No sentí que en la bici lo diera todo, pero si lo suficiente para hacer un
buen sector y acabarlo con fuerzas para poder correr sin problemas, ya se
estaba acercando el gran final.

Fin de la segunda vuelta!!!! transición!!! me encanta, me encanta, me
encantaaaa!!!

Me bajé a tope, sentía mis piernas volando, agarrando mi bici por el sillín dirigiéndome
a mi lugar en el box.

Sólo queda la carrera a pie pensé, esto ya está hecho.

Me puse a correr, oía a la gente que me animaba, venga Patri!!! gente a la
que yo el día antes había estado animando y otras que no.

En el avituallamiento más caras conocidas, Pichu, Mara, Silvia, etc..

Fue coger el vaso y ni beber, me lo eché todo por encima de la cabeza como
había estado haciendo en el sector de bici con el bidón de agua fresquita.

Me encontraba muy bien, y el circuito me gustaba, habíamos pasado por allí
muchas veces cuando íbamos corriendo a la playa y psicológicamente pienso que
conocerse el circuito ayudaba mucho para sentirse como en casa.

No me sentía muy rápida pero en la primera vuelta tampoco me apetecía
apretar, prefería aguantar hasta la segunda vuelta.

Antes de llegar al reloj donde se giraba vi a Carla que ya lo había rodeado,
jolín pensé, esta tía es una crack!!! y me hizo muchísima ilusión ver que le
estaba saliendo muy bien.

Después empecé a cruzarme con el resto del equipo donde nos fuimos dando
ánimos las unas a las otras.

Fue el primer triatlón donde he adelantado a más gente que gente me ha
adelantado a mí por lo que me estaba haciendo disfrutar muchísimo de la carrera a
pie, sabía que no la estaba haciendo mal a pesar de no ir apretando.

Cuando comenzó la segunda vuelta opté por hidratarme pegando un sorbito (que
no de champagne…:P ) y el resto de nuevo por la cabeza.

Ahora sí, voy a apretar un poco más… pero no mucho… estaba visualizando
ya mi llegada y tenía que llegar con fuerzas, había una rampa que subía al
edificio Veles e Vents que podría acabar con cualquiera. jajaja.

Corría por al lado de los edificios de la copa América, llenos de cristales
tipo espejos… me miré como tantas veces hacemos haciendo el tonto cuando
corremos por ahí y pensé… no me queda tan mal el mono, qué culo, que piernas
y que brazos!!, jajajjjajajaa.

Qué fuerte!!! se está acabando la segunda vuelta, no me lo puedo creer, está
llegando el fin del Triatlón más esperado del año y lo estaba disfrutando de
una manera increíble.

 Llegó la famosa rampa de la muerte, delante llevaba a una chica que corría
junto a un chico y pensé en adelantarlos, pero si lo hacía la entrada no sería
como esperaba, necesitaba ir sola por esa fantástica alfombra para que se viera
bien mi entrada y decidí decelerar un pelín.

 Acaba la rampa y al girar comienza el vuelo del pato agitando los brazos de
arriba abajo, cogiendo velocidad de despegue.

Ahí está la rampa hacia abajo, llegada por la alfombra roja, con los
laterales llenos de gente animando, los voluntarios y la gente que más me
quiere.

Un sprint cuesta abajo con las alas que me harían volar al cruzar la meta.

Y eso es lo que hice VOLAR!

Posición 18 en absoluta femenina, muy por debajo de lo que me esperaba, con
un tiempo de 1h 25´51″

Pódium por club, clasificando en segunda posición. ¿Podría ser más guay el día? subirse al pódium del triatlón de Valencia!! e irse con una medalla colgada al cuello. jejejeje.

Disfruté como nunca de lo que es el Triatlón, esto es con lo que me quedo.

Triatlón, palabra que siempre relaciono con disfrutar de un ambiente
positivo ¿porqué no te descubrí antes…?

Me has dado muchas cosas, experiencias maravillosas y por supuesto voy a continuar
contigo todo lo que pueda.

Enhorabuena a tod@s, me llenáis, las que debutasteis, las que repetían, las
que dieron un salto a otra distancia, a tod@s, continuemos juntas. 

Muchas felicidades de verdad a tod@s las que compitieron el sábado y el
domingo.

Sois un gran ejemplo, como Carmen que continuó aún habiéndose caído en la bici.

Felicidades especiales a Evita Dinamita porque al final hizo el Sprint a
pesar de no haber podido apenas entrenar este verano, a Elena por ser tan valiente
y hacer su primer olímpico y sobre todo a Fátima por ser tan admirable, siempre
tendré tu huellita en mí corazón.

Mil gracias por las fotos y los videos a Silvia, Marta, Arturo, Rocio, Irene, Nuria…y sobre todo a mi hermano Carlos.

Mamá gracias a ti todo esto ha sido posible, orgullosa de que vinieras a verme y orgullosa de ser tu hija. Te quiero.

Muacka!!!!

P.D: Demostrado que la aplicación de los biorritmos es una basura. jajajajaa

13 thoughts on “TRIATLON DE VALENCIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *