Al FIN!! TRI BURRIANA

Desde octubre de 2013 había estado desaparecida en cualquier prueba deportiva fuera del tipo que fuese, pero al fin ya puedo decir que me he estrenado este año en el Triatlón de Burriana,

Quise participar antes en la carrera popular del Palmar pero cuando fui a apuntarme ya no quedaban inscripciones, y el otro día que quise hacer la Travesía de Xeraco en la distancia de 600m de nuevo mi gozo se quedó en un pozo debido a la cancelación del evento por corrientes peligrosas.

El Triatlón de Burriana rondó por mi cabeza durante todo el año ya que por fecha me acoplaba y como prueba siempre me ha gustado.

Llevo haciéndola desde que empecé en este mundillo y siempre me ha dado grandes experiencias y recuerdos, así que este este año si la hacía sería mi tercera vez.

Pero aunque la tenía en la cabeza desde que empezó el año, el miedo a exponerme al mar me hacía replanteármelo.

Decidí ir a nadar al mar un día de entrenamiento del equipo a ver que sensaciones tenía.

Me sentí poco a gusto y me vi muy mal nadando. La verdad es que el mar estaba muy movido y no era el mejor día para meterme al agua, pero eso me ayudó a sentirme después mejor ya que a pesar de todo aguanté todo el entrene sin salir por patas.

Como he dicho, tenía muy claro que si hacía un triatlón este año antes del de Valencia ese iba a ser Burriana, y ese comentario dio pie a que Sonia me dijera: ¡Venga! ¡apúntate que si tú lo haces yo también!

Le dije que casi seguro que sí, pero que me lo pensaría (no quería precipitarme y acabar arrepintiéndome o hacerlo por compromiso) Sé que a ella le apetecía hacerlo.

Mi pronta y repentinas ganas de querer participar en la Travesía de Xeraco ya fue una buena señal de que parecía estar superando el miedo al mar, o al menos de querer enfrentarme a ello volviendo a entregarme a sus brazos.

Sin embargo, cuando se abrieron las inscripciones a Burriana y empezaron a apuntarse vari@s del equipo, yo seguía pensándomelo, tanto que incluso lo descarté.

El día que iba a decirle a Sonia que lo sentía pero que al final no me iba a apuntar, al coger el móvil algo en mi cabeza me hizo cambiar de opinión. (se me cruzó el cable..)

Me senté en el ordenador y me inscribí a Burriana para que ya no hubiera marcha atrás, hice una foto a inscripción realizada con éxito y se lo mandé a Sonia junto a un mensaje que decía ¡vamos allá! ¡buff! ¡estoy acojonada!

Su respuesta: ¿Me inscribo no?

Yo le contesté: Sííí, inscríbete o te mato!! jejejje

Ahora ya daba igual lo que me rondara por la cabeza o me pasara, lo iba a hacer sí o sí. 🙂

4 días antes del Triatlón me hice un corte en el dedo fregando un vaso.

Lo primero que me vino a la cabeza fue: ¡Triatlón de Burriana!

Eran las 20h, me fui al ambulatorio con la mano chorreando sangre del dedo y con dolor.

¡Sorpresa! me lo encontré cerrado (es lo que tiene estar en agosto)

Me estaba poniendo un poco nerviosa, tenía calor y no sabía bien donde ir.

Cuando me disponía a coger un taxi para ir a otro ambulatorio caí que cerca estaban las urgencias del clínico y allí me fui pitando.

Después de ver la brecha en la ceja que llevaba una chica que se había caído por las escaleras se me pasaron todos los males, me dieron hasta ganas de decirle que la colaba en mi turno.

Preocupada por mi meñique y por el triatlón pasé a que me lo vieran.

Me pusieron puntos de tirita y me dijeron que una semana sin mojarlo. ¿¿¡¡Una semana!!??

Había que buscar soluciones… el domingo tenía triatlón.

Me hice con unos guantes, gasas y puntos de papel para cuando acabara el trialtón poder jugar a los médicos. 😛

Lo que no pude es ir a nadar a la piscina para entrenar, si lo llego a saber el último día me lo hubiera tomado más en serio. jejejeje.

El jueves me encontraba regular y el viernes me levanté mala de la garganta y con mucha tos.

Menuda racha… ¡no habían días en el verano!

La noche previa al tri fue horrible, apenas descansé… Así que con el dedo mal, constipada y sin apenas dormir pero con muchas ganas de hacerlo me fui a hacer el triatlón.

13 representantes de Nosotr@s Passatge participaríamos, lo cuál era un éxito 🙂
Raúl, Víctor, Juanjo, Ernesto, Nuria, Marta, Sofía, María, Meri, Esther, Sonia, María y yo.

Entre pitos y flautas se me hizo tarde para meterme al agua a calentar y cuando me quise dar cuenta ya estaban dando nuestra salida.

Por lo pelos llegó Sonia, tuvo problemas para entrar la bici al box por culpa del manillar porque la prueba entraba en ranking del circuito y eso le hizo perder mucho tiempo.

Por suerte la dejaron participar. Gracias!;)

Salió un día nublado, perfecto para no pasar calor.

El mar estaba muy calmado y eso trasmitía tranquilidad, tanta que se me olvidó bajarme las gafas antes de tirarme al agua. jajaja

Me había mentalizado a que podría encontrarme alguna medusa y debía estar preparada para no alterarme.

Sin embargo me sentí muy bien en el mar, el agua estaba limpia y parecía una piscina.

Es verdad que al principio iba un poco acelerada y me estaba cansando demasiado, pero cuando vi que a Nuria la llevaba cerca me relajé y nadé con más calma interior.

Sabía que conseguiría acabar la natación sin sustos, si salía del agua compuesta el resto estaba hecho.

Me sentí muy contenta y orgullosa cuando salí del agua, lo había conseguido y sólo por eso sabía que me iría feliz a casa. 😀

La transición la hice con Nuria, así que sabía que al menos un ratito podría ir en bici con ella.

Así fue, más menos una vuelta y media pude hacerla con ella y otro chica, pero no pude aguantar el ritmo y las acabé perdiendo.

Fue genial escuchar los gritos de nuestros chicos del equipo animarnos al adelantarnos, ¡Raúl! vaya susto nos diste. jeje

Se nota mucho la falta de entrenamiento, pero aún así no me puedo quejar con una media de 30,60km/h, es mucho más de lo que podría esperar  😀

Teniendo en cuenta los entrenes el sector de natación y el de bici me salieron muy bien, pero no el de la carrera.

No esperaba hacer buen tiempo corriendo la verdad, pero pensaba que a una media de 6´el kilómetro era factible, pero no fue así.

El cúmulo de cansancio de los otros dos sectores me pasaron factura, así que hice mi peor marca de carrera en un sprint, con una media de 6,19´/km.  (el año pasado la hice a 5,20)

Se que podía haberme esforzado más, pero no me motivaba nada el querer hacerlo, eso hizo mantenerme simplemente para acabar sin sufrir demasiado.

Me gustó irme cruzando con mis compañeras en la carrera, se las veía contentas, los chicos ya habían acabado y nos animaban con la cerveza en mano (¡ya os vale! jajaja)

Ánimos en el tri tanto desde dentro como fuera de la prueba.

En la recta final fui cogiendo fuerzas para dar el salto ¿recordaría como hacerlo? claro… había estado practicando en París 😛

Dejé distancia con el hombre que llevaba delante para que sacaran una buena foto pero…

                          

¡No hay foto! se pusieron delante.  Se intuye un poco en la foto, pero no se ve bien  🙁

Me consuela que allí estaban los de Publicom sport events y lo grabaron en video.
¡Espero que llegue a poder verlo!

Tiempo; 1h 29´52″  (acabé agotada… menuda siesta me pegué por la tarde)
.
En resumen:

Gracias a los que vinisteis adrede a animarnos, y hacer fotos, Marta, Inma, Juan, Jorge y Bea.

Enhorabuena a tod@s los del equipo, me gustó volver a estar al pie del cañón con vosotras.

Enhorabuena también a la organización, todo estuvo genial.

Feliz 😀   #happy

Felicidades Sonia por conservar siempre esa sonrisa 🙂

                           

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *